¡Hola! ¿Cómo están? Estamos en Trins, en el Tirol austriaco, para explorar una zona para autocaravanas que, a pesar de encontrarse en un lugar idílico, tiene margen de mejora, especialmente si la comparamos con las áreas en España, sobre las que solemos quejarnos. Parece que, por el mero hecho de estar en Austria, Alemania u otro país similar, todo debería ser perfecto, pero en este caso, no es así. Trins es una pequeña localidad a menos de 30 km de Innsbruck, una ciudad invadida por el exceso de turismo. Les animo a quedarse hasta el final, ya que la puntuación esta vez será crucial.

Este rincón es un paraíso para quienes amamos las montañas y el esquí. Un lugar realmente hermoso donde se pueden realizar diversas actividades, como caminar, andar en bicicleta, esquiar (tanto de fondo como alpino), darse un chapuzón en algún río o simplemente descansar mientras disfrutamos de un vino frente a un paisaje espectacular. Ahora bien, aunque la belleza del entorno es innegable, Austria no es particularmente acogedora con las autocaravanas. Encontrar áreas específicas para ellas es bastante complicado, a diferencia de lo que sucede en el resto de Europa. Aunque hay bastantes campings, muchos no están preparados para autocaravanas o resultan costosos, a veces ambas cosas.

Cuando descubrimos un área específica para autocaravanas en Par Fortnine, nos entusiasmó por las reseñas mayoritariamente positivas y el precio aparentemente razonable. En nuestro camino hacia Innsbruck, decidimos visitar este lugar y compartirlo con ustedes, prácticamente desde la autocaravana. Sin embargo, antes de llegar, hay que tener en cuenta que en Austria, las autopistas se pagan mediante una viñeta, una especie de pegatina que permite circular por ellas sin coste adicional durante un período específico. Pagamos 10 euros por 10 días de uso, pero también hay puentes y túneles que tienen tarifas adicionales. El puente que conecta Italia con Innsbruck, por ejemplo, cuesta 11 euros, y hay algunas salidas que también tienen un costo adicional de 1 euro.

En cuanto al área de autocaravanas en Trins, dispone de unas 10 o 12 posiciones, según recuerdo. Están bien marcadas y separadas con arbustos, cuentan con electricidad y el terreno está nivelado. Cuando llegamos, temprano pero ya oscuro, encontramos un lugar disponible, el último. Nos pareció ideal y decidimos quedarnos allí. Sin embargo, este entusiasmo se vio afectado cuando la gente comenzó a estacionar en cualquier lugar, incluso bloqueando las posiciones designadas. Aparentemente, este área municipal requiere un pago de 20 euros por el estacionamiento y los servicios, que comentaremos más adelante, durante 24 horas. Austria no es conocida por ser un país económico, así que este precio no era exorbitante, pero la situación se volvía caótica cuando la gente no respetaba las posiciones ya pagadas.

La realidad es que la desorganización y falta de respeto por las posiciones designadas crearon un desastre. Aunque teóricamente se paga por servicios limitados a una cantidad específica de personas, la gente continuaba llegando y amontonándose, incluso dificultando la salida de aquellos que ya estaban estacionados correctamente. El área, en sí misma, carecía de organización, y la falta de espacio para estacionar de manera ordenada generó una situación vergonzosa. Además, el servicio no estuvo a la altura de las expectativas. La zona de servicios estaba vieja, deteriorada e incluso peligrosa para los neumáticos de las autocaravanas. El lugar para vaciar las aguas grises resultó complicado y sucio, sin un área separada para limpiar el poti. La gestión de las basuras también dejaba que desear. A pesar de que había separación de residuos, los baños estaban sucios, sin papel higiénico, y las duchas ofrecían agua fría, haciéndolas prácticamente inutilizables.

En cuanto a la electricidad, se cobraba aparte y solo había seis conexiones disponibles, lo que hacía que su uso fuera prácticamente descartable. En resumen, fue una experiencia decepcionante y, además, costosa, ya que pagamos 20 euros por una noche. La puntuación que le asignamos es la siguiente: cuatro estrellas para la ubicación, debido al entorno espectacular de ríos y montañas cercanas a Innsbruck. Sin embargo, los servicios merecen solo dos estrellas, ya que estaban sucios, desorganizados y no eran adecuados para la cantidad de autocaravanas presentes. La relación calidad-precio también obtuvo dos estrellas, ya que el lugar, con la calidad de servicio ofrecida, no justificaba el precio pagado.

A pesar de la decepción con el área de autocaravanas, nos quedamos con la maravilla de los paisajes y el entorno. Son verdaderamente espectaculares, como mostraremos con imágenes capturadas con nuestro dron. Como siempre, el dron puede ofrecer una vista, pero la realidad la transmitimos nosotros. Esperamos que esta experiencia sea útil para ustedes y que hayan disfrutado de la belleza del entorno. Hasta la próxima aventura.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *